sábado, 22 de abril de 2017

Memorias Jurassic Park Snes

Soy una persona a la que cuando consigue un juego nuevo o me lo prestan, me gusta terminarlo. Hay varios motivos por los que dejo un juego sin terminar, como por ejemplo que me esté aburriendo mucho. Hoy voy a hablar de un juego que nunca terminé, pero no por falta de ganas, sino por culpa de unos programadores que quería ver sufrir a los jugadores. Voy a hablar de Jurassic Park para la Super Nintendo.



Mis padres son arqueologos y vivo en una zona donde abundan bastantes fósiles (Aunque todos marinos, nunca de los dinosaurios famosos), por lo que el mundo de los dinosaurios siempre me gustó. Hubo una época en la que me conocía a todos los dinosaurios que veía en los libros, tenía mi casa llena de muñecos y si salían en la tele, me quedaba embobados viéndolos.

Entonces apareció la película de Jurassic Park. Tendría 5 años o así cuando la vi, y mas que miedo, me encantaba. La veía una y otra vez, sin enterarme de la historia, pasando las partes de los humanos y poniendo la de los dinosaurios. Mis padres al ver esta obsesión con la peli, me compraron el videojuego.

No tenía mala pinta. Yo iba dando vueltas, matando dinosaurios y me divertía. Pero... no era un juego que tuviese niveles (o pantallas), como Mario Bros, a lo que estaba acostumbrado. Este era un juego de mundo abierto, por lo que te podías perder por ahí.

El juego tenía 2 modos. Uno por la selva, en 3ª persona y disparando a los dinosaurios. Aquí lo que tenías que hacer es matar todo lo que se mueva y recoger unos huevos perdidos por todo el mapa. Uno daba vueltas por la selva hasta encontrar casas, y aquí entra el segundo modo. Dentro de las casas la vista cambiaba a 1ª persona, y podías explorar los edificios. Aquí era donde yo me atascaba. Dentro de los edificios hay unos paneles y puertas que necesitas tarjetas, o no hay energía, o hay habitaciones oscuras. ¿Para que servían? Pues aunque yo no lo sabía porque era muy pequeño, era para llegar al final del juego.

Nunca pude terminar el juego. Siendo mas mayor y entendiendo como iba, me puse varias veces a intentar terminarlo, ya que tenía ese remordimiento de que nunca lo terminé. Con libreta en mano, iba avanzando y apuntando donde encontraba tarjetas y donde las podía usar. Aún así, me resultaba imposible, por lo que dejé el juego para siempre. Le cogí bastante tirria.

Ya en el instituto y con internet, me dio por buscar guías de este juego e intentar pasármelo en un emulador. No lo he comentado, pero este juego no tenía ningún modo de guardar partida, ni contraseñas ni nada, te lo tenías que pasar del tirón, por eso decidí usar un emulador para pasarmelo e ir guardando la partida, pudiendo terminarlo en varios días. Pero aún así, me resultaba imposible, demasiado jodido.

Mi ultima opción fue ver un vídeo en youtube. El juego era horriiiible. Tenías que dar 800 vueltas por todos los edificios para lograr que el helicóptero llegase y te rescatasen. Pero eso no es todo. Los huevos que ibas recogiendo eran OBLIGATORIOS. No solo tenías que escapar sino que tenías que recoger todos los huevos, y bueno, no hay ningún problema, ¿Verdad?. Bueno, con internet hoy en día obviamente no, pero los desarrolladores fueros bastantes majos. Uno de los huevos lo escondieron en un muro falso. Si, un maldito muro falso que seguramente descubriría 1 entre miles de jugadores. 

Recapitulando, primero tenías que estar tus 4 horitas intentando llamar al helicóptero para que te digan que tienes que terminar de recoger los huevos, y te pegas otras 2 horas buscando los que te faltan, para no dar con el maldito muro falso. Recordad también que no tenía guardado, por lo que si apagabas la consola o se iba la luz, a volver a empezar.

¿Merecía la pena el final? De un juego tan largo y difícil, el final tiene que ser lo más épico del mundo. Bueno, no voy a contar nada mas, voy a dejar el vídeo del ending y ya juzgáis vosotros mismos.