jueves, 23 de marzo de 2017

Sensaciones jugando: Miedo

Soy una persona muy, muy miedosa. Todos hemos sentido miedo de pequeños. Pero hubo varias ocasiones que lo mio no era ni medio normal. Recuerdo especialmente una tarde cualquiera que al terminar de hacer mis cosas en el baño y al abrir la puerta para salir al pasillo lo vi tan oscuro y tan aterrador que me quedé encerrada en el baño tres horas porque mi madre quería que fuese sola al comedor. Y oye, no estaba tan lejos, ni siquiera el interruptor de la luz del pasillo estaba lejos. Miedos tontos... y los que aún tengo.

Pero si hay algo que también me afecta el miedo es en los videojuegos. Soy una persona muy asustadiza a la que le asustan cualquier cosa en los juegos. Si encima me metes en un juego de terror, no avanzo ni tres pasos. Solo es un juego, sin embargo, te da miedo avanzar y pensar que te encontrarás con alguna clase de monstruo o momento súper tenso en el que un movimiento en falso y te bajará toda la vida.

Esa sensación de hecho ha estado presente en Metroid Prime: Hunters y Metroid Fusion. Incluso a día de hoy el primero no me he pasado la historia principal... En cualquier juego de acción, plataformas, rpg, me da miedo avanzar si sé que tengo que atravesar ciertos lugares que harán que mi corazón vaya a cien por hora y si la cago, mi personaje muera. ¿Por qué me invade por completo esta sensación y le doy tanta importancia? ¡Solo es un juego!

Deberíais haberme visto jugar al Metroid Fusion cuando era más pequeña. Llegar a la pantalla anterior a un jefe, un encuentro contra el SA-X o la batalla contra un jefe. Además de que el ambiente estaba totalmente conseguido y la musiquilla acompañaba, mi corazón sonaba el triple de fuerte de lo normal, casi se me salía del pecho, y terminaba con el cuello y la cabeza totalmente enrojecida, y en algunos casos, con ojos llorosos (y el mero hecho de pensar en acceder a una de esas 'pantallas', ya lo iniciaba todo). Y en muchos casos, tenía que volver a intentar el combate y me volvía a pasar lo mismo. La sensación era horrible, pero al mismo tiempo el juego me divertía tanto que seguía jugando, aunque fuese en otros lugares o en otros archivos de guardado.


Recuerdo por ejemplo el encuentro del SA-X en el Sector 5 ARC, la musiquilla es inquietante. En realidad esa parte si no te mueves el SA-X te ignora y se marcha totalmente... pero a mi me entró un pánico enfermizo y me mató hasta cuatro o cinco veces antes de pasar de esa zona. Todo por unos sustos tontos. ¿¡Por qué me asustaba y me afectaba tanto!? Y a día de hoy me sigue afectando.

En el Metroid Prime Hunters, no me pasé nunca el modo campaña (y eso que dicen que no es nada del otro mundo..., pero lo que más me aterra es la fase de después contra los jefes, que tiene tiempo cronometrado, ¡los odio!), de hecho las 800 horas han sido prácticamente en el "modo versus" (yo sola contra la máquina), y también me acojonaba viva (especialmente cuando me perseguía Noxus, tuve hasta pesadillas con éste durante algunas noches...). 

En algunos casos ser una persona tan miedosa no es que sea muy bueno al jugar a videojuegos, porque los puedes dejar a mitad... y nunca atreverte a continuar, aunque sea solo un juego o el final sea lo más gratificante del juego. Me pasa incluso con juegos aparentemente inocentes pero el mero hecho de saber que te vas a poner con los nervios a flor de piel hace que se transforme en una sensación de miedo demasiado intenso y molesto.

Por poner un ejemplo, me llegó a pasar con el Mario Kart de DS, al intentar pasarme las primeras veces las últimas copas para desbloquear personajes. ¿Esto da miedo? En absoluto. Pero la sensación era la misma: un agobio insano y una taquicardía que no eran ni normales. Incluso con Pokémon (especialmente con Platino) me ha ocurrido, o con Kirby (Amazing Mirror, Power Painthbrus y Mousse Attack), ¡e incluso con el JUS!

Es frustrante pero de alguna manera hace que recuerdes con más intensidad estos juegos, imagino que porque también me gustaron muchísimo. Y eso es bueno. Pero ojalá esa sensación de miedo extremo en cualquier juego no me atormentara tanto...

domingo, 5 de marzo de 2017

Memorias Super Bomberman 3 y 2

Adoro la Super Nintendo. Fue la consola de mi infancia y le tengo mucho cariño, hasta tal punto que la considero mi consola favorita. Hoy voy a hablar del Super Bomberma 3, una maravilla de juego.



Empecemos por como conocí a Bomberman. Estaba en un salón recreativo y yo era de los que tenía que probar todas las maquinas. Una era sobre este personaje. Lo típico, vas poniendo bombas, matas enemigos y pasas pantallas, no me llamaba mucho la atención, sobretodo con el resto de títulos del salón, como Metal Slug o Alien. Pasó por mi vida sin pena ni gloria, la verdad.

sábado, 4 de marzo de 2017

Amor-Odio: La saga Dragon Quest

Esta 'sección' podría servir para desahogarnos de aquellas sagas que, aunque nos encanten, al mismo tiempo la odiamos un poquito, o tenemos nuestros propios sentimientos encontrados. En mi caso me ocurre con Dragon Quest, y eso que, a pesar de haberle echado el ojo hace bastante tiempo, no fue hasta hace más bien poco que no pude probar varios juegos de la saga y evidentemente, mi relación con la saga ha sido de amor-odio. ¡Y las que me quedan!