sábado, 25 de febrero de 2017

Memorias Zelda Ocarina of time

Hoy dando una vuelta me he metido en el Fnac, y en la parte de videojuegos tenían una estantería dedicada a la saga de Zelda. Obviamente están generando hype por la cercana salida de la Nintendo Switch y su juego estrella. Por eso mientras volvía a casa se me ha ocurrido escribir los recuerdos que tengo del Zelda Ocarina of time, el cual está considerado por la prensa como uno de los mejores juegos que han existido.





¿Qué me parece a mí este juego? Pues... no me gusta, ni siquiera he podido terminarlo.

Empezaré por el principio: yo no tuve la Nintendo 64. En aquella época podías escoger entre esta consola y gastarte 10000 pesetas (60 euros actuales) en cada juego, o comprarte una PlayStation y gastarte 100 pesetas en cada juego (unos 60 céntimos). Obviamente pirateados, pero nuestros padres ni se lo pensaban, y nosotros eramos tan pequeños que no sabíamos que problemas traía la piratería.

Al no poder jugar a este juego en su consola original tuve que esperar a tener la Game Cube. No recuerdo con que Zelda lo regalaban, si con el Wind Waker o el Four Sword, pero uno de los 2 te daba un CD de regalo con 4 juegos clásicos: el 1, el 2, Ocarina y Majora's Mask. El primero me gustó, aunque tuve que usar guías porque algunas cosas eran muy cripticas. El 2 no me gustó nada. Los otros 2 les dí bastante oportunidades, pero no terminaron de engancharme.

Yo sabía que para su época tuvieron que ser unos señores juegazos, pero a mi no me trasmitían nada. Ya estaba acostumbrado a los juegos en 3 dimensiones y se me hacía tosco estos tan antiguos. Como dije antes, aún no he podido terminarlos por mi cuenta, aunque me haya el visto el juego completo y visto un montón de post con secretos, misterios y demás.

También supongo que influye que no soy un gran fan de Zelda. Los únicos que me gustan son los vistos desde el cielo. El único Zelda en 3 dimensiones que he conseguido terminar y me gusta ha sido el Wind Waker, y aún así hay una parte que me cansa muchísimo (La de buscar los pedazos de la Trifuerza).

Por eso tampoco puedo contar mucho mas. Jugué tarde y no terminó gustándome, aunque si que he de reconocer que en su época tuvo que ser acojonante para el que lo jugase.