lunes, 20 de febrero de 2017

Memorias de Metroid

Aunque a día de hoy reconozco que no soporto ver sangre (y mucho menos todo lo que sea considerado gore), sí que tengo un extraño gusto por la saga ALIEN, más concretamente por las dos primeras películas de la saga. Esa atmósfera, ese ambiente y esa sensación de soledad y peligro constante hace que me enganche a estas películas sin llegar a ser agobiante: están perfectamente planificadas y construidas.



Hace mucho tiempo, cuando aún existía la revista "¡Dibus!", me pilló bien fuerte con los videojuegos (ya contaré en otro momento como me "inicié" en esta industria, porque de no haber sido por cierto videojuego nunca me hubiese interesado en serio), y leyendo entre las páginas de un número de la revista encontré un juego llamado "Metroid Zero Mission". Gráficamente me enamoré del juego (ese 2D mágico....), y la sinopsis no podía llamarme y encantarme más: un tal Samus que deberíamos completar con el (ella) su complicada misión en Zebes, recogiendo nuevas mejoras para el traje y visitando un laberíntico mapa (y por aquel entonces no conocía el llamado término "Metroidvania", pero me parece a día de hoy de los mejores componentes en un juego).

Yo solía visitar a menudo con mi padre tiendas tipo "Cash Converter", aunque no solía buscar por mi cuenta juegos de segunda mano, aunque también visitaba al mismo tiempo los mismos días que iba a dichas tiendas unas llamadas "Imágenes", dónde vendían manga y figuritas de toda clase (de hecho así conseguía agenciarme de unas pocas figuritas de Hamtaro). Uno de esos días cualesquiera, llegue a ver en la vitrina de una de estas tiendas el Metroid FUSION. Me impresionó la portada inclusive y sin embargo, sin darme cuenta de que no era Zero Mission, lo compré ipsofacto.

La verdad es que no me arrepiento en absoluto. Tenía una atmósfera única, y nada más enchufar el juego vi que ya había una partida… y además, muy, muy avanzada. Prácticamente estaba en la recta final del juego, y aunque no se parecía en nada al que yo había leído en la revista, era del mismo universo y el ambiente me pareció tan perfecto y conseguido, que me enganchó de inmediato. La verdad es que como empecé en la partida avanzada y no tenía ni idea de cómo manejar al personaje, no paraban de matarme constantemente (de hecho era la lucha contra el SA-X), así que me pegué un rebote después de 20 intentos y borré esa partida (para arrepentirme después).

Después empecé de cero con el juego, desde el principio, y fui enterándome poco a poco de la historia que te cuentan con pinceladas al inicio y con pequeñitas escenas de texto o cuando Samus sube por ascensor. La verdad es que en aquel momento pensé que el protagonista era ÉL, porque en ningún momento puedes ver quién es, y si no has seguido sus aventuras desde NES, no lo sabes. En algunos puntos de la aventura, en uno concreto, dice "señorita" y se suele llamar a sí misma como una mujer… ¡anda la osa!


Mi asombro fue mayor: no solo me encantaba ese ambiente de soledad, peligro y tensión constante en un laberinto (aunque éste tiene rasgos de ir por niveles avanzando guiándote un instructor) alienígena en una estación espacial dónde algo muy malo había ocurrido, además el protagonista era una mujer dura, valiente y decidida, y sabía que había mucha más historia detrás. Aunque me quedé atascada en muchos momentos del juego, con el paso de los años me fue encantado cada vez más y más la saga Metroid, especialmente en 2D.

Siempre me quedé atrapada en el combate contra Yakuza, hasta que hace más de un año lo conseguí vencer (si, hasta ahora). La pega es que mi GBA SP se volvió tarumba y me borró las partidas que tenía, porque tenía intención de continuar hasta el final. Al menos sé cómo termina el juego, pero me dolió bastante.

Otros juegos de la saga que me han maravillado han sido desde Other M hasta Prime Hunters (y eso que no soy muy fan de la saga Prime), pasando desde el remake hecho por un fan de Metroid 2 (mejor aprecio tenemos los fans por Metroid que la propia Nintendo, y si no que se lo digan en su aniversario…), hasta tener casi todos los juegos originales de Metroid (sin contar de nuevo la subsaga Prime), porque Zero Mission nunca he podido tenerlo (y en emulador no es lo mismo… este es otro problemilla mío que tengo con la "incomodidad" de jugar en cualquier otra plataforma que no sea una consola portátil).

Creo que hablaré más adelante de la saga Metroid en general porque tengo muchas más "anécdotas" que contar sobre Metroid. Más impresiones, más favoritos, mis recuerdos y diversiones con Prime Hunters (con los que coseché más de 800 horas), y muchas otras cosas con la saga Metroid, así como creo que está siendo muy maltratada por Nintendo en general… ¡necesitamos un Metroid V!